El mejor antídoto contra la naranjofobia

El mejor antídoto contra la naranjofobia

A Nico no le gustaba el naranja. Pero nada. Ni aunque le pusieran delante las mejores navelinas. Ni aunque le fuera la vida en que ganara la selección holandesa. Ni aunque su chica se pusiera un espectacular vestido del color. “Naranjofobia” le llamaba.

Contaba su madre que, cuando era bebé e intentaba que comiera puré de zanahoria, él cerraba la boca para impedir que ese color radiactivo entrara en ella.

De niño, el día del reparto del butano era un día trágico. ¿Quién demonios era ese hombre que vestía completamente de naranja? ¿Y qué llevaba esa botella gigante dentro para pesar tanto? El día que llegó el gas a Zaragoza fue un gran alivio para él.

Pero lo peor estaba por llegar… ¡Halloween! La tradición anglosajona desembarcó en España con todo el ímpetu. Y, con ella, la totalidad de los escaparates se teñían de naranja durante varias semanas. Tiendas, pastelerías, restaurantes… ¡farmacias! T-O-D-O adquiría ese color… ¿Dónde había quedado el día de las Ánimas y la noche de Todos los Santos, con su austeridad cromática?

Hasta que, amigos, se topó de manera fortuita con uno de nuestras tartas color calabaza: sí, las de Bakery&Cakes. Fue en el de Zurita, concretamente, allá por 2013. Nuestro maestro pastelero, Iván, había puesto todo su empeño en lograr un dulce muy personal de nuestro establecimiento, pero que gustara a mayores y pequeños… y lo consiguió. Para todos, menos para Nico, claro.

Pasaba todos los días con los ojos cerrados por delante del chaflán. Pero un día (¡mala suerte!) alguien insistió llamándole al móvil y no le quedó otro remedio que abrirlos… Entonces, vio como la pastelera abría unas cajas y de ellas sacaba unas tartas para Halloween. Sí, eran naranjas. Pero quedó tan embobado que olvidó la llamada y entró como hipnotizado a comprarse una… Mmmmmm…  Bizcocho de chocolate, con una capa de chocolate blanco y relleno de mousse de chocolate con leche… Ya todo le dio igual. Solo quería saborearla. Y no le costó ni diez segundos comérsela entero.

Tardó tiempo en confesarlo. Porque después de esa tarta llegaron muchos más. Y tomó zumo. Y comió navelinas. Y le compró a su novia un foulard naranja, para verlo a todas horas. La tarta de Halloween de Bakery&Cakes fue como… un antídoto. Pero un antídoto rico. ¡No te quedes sin probarla!

 

tarta halloween

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR